¿Cómo destacar frente a la competencia? Estrategias efectivas de competitividad empresarial?

Marck Madi
Marck Madi
Gerente de Improven en Cataluña
Tabla de contenidos

Gianni Versace dijo “Es bueno tener una competencia válida. Te empuja a hacerlo mejor.”

Y sinceramente, no podría estar más de acuerdo. 

La competitividad empresarial es un concepto que ha estado presente en el mundo de los negocios desde hace mucho tiempo. A medida que las empresas buscan sobresalir en un mercado cada vez más competitivo, se hace necesario adoptar estrategias innovadoras y efectivas para destacar frente a la competencia. 

La competitividad empresarial es la rivalidad por la supervivencia de especies

En la naturaleza, los animales compiten por recursos limitados, como alimento, agua y espacio. Algunos animales se adaptan mejor que otros a su entorno y, por lo tanto, tienen una mayor probabilidad de sobrevivir y reproducirse. Esta competencia es una parte integral de la evolución y de la supervivencia de las especies en el mundo animal.

Al igual que los animales en la naturaleza, las empresas compiten por recursos limitados en un mercado cada vez más exigente y en el que día a día aumenta la competencia. 

Las empresas exitosas son aquellas que pueden adaptarse a las demandas del mercado y satisfacer las necesidades de sus clientes de manera más efectiva que sus competidores. 

La competitividad empresarial, al igual que en el mundo animal, es un proceso continuo y una parte esencial de la evolución del mercado.

¿Cómo podemos aplicar esta metáfora del mundo animal en el mundo empresarial

En primer lugar, es importante entender que la competitividad empresarial no es simplemente una cuestión de ganar o perder. Al igual que en la naturaleza, la competencia empresarial es un proceso evolutivo que implica adaptarse a las demandas del mercado y mejorar constantemente para satisfacer las necesidades de los clientes.

Al igual que los animales que tienen habilidades y cualidades únicas para adaptarse a su entorno, las empresas también tienen características únicas que pueden utilizar para destacar frente a la competencia

Por ejemplo, algunas empresas pueden tener una capacidad única para innovar y desarrollar productos nuevos y emocionantes. Otras empresas pueden tener una red de distribución bien establecida que les permite llegar a una audiencia más amplia. Al igual que los animales, las empresas deben utilizar sus fortalezas únicas para competir en el mercado.

Sin embargo, al igual que en el mundo animal, la competitividad empresarial también implica una constante evolución y mejora

Las empresas que se quedan atrás y no pueden adaptarse a los cambios en el mercado corren el riesgo de desaparecer. De ser la cebra más débil. La gacela Thompson que se ha quedado rezagada. 

Por poner otro ejemplo, veamos esas empresas que no han adoptado una estrategia de comercio electrónico (sí, por extraño que parezca, aún existen) o no han incorporado tecnología de última generación en sus procesos de producción pueden encontrar difícil competir en el mercado actual.

ventaja competitiva Improven

¿Cómo pueden las empresas mejorar su competitividad y adaptarse a las demandas del mercado?

1. Comprender las necesidades

En primer lugar, es importante que las empresas comprendan las necesidades y demandas de sus clientes. 

Al igual que los animales deben adaptarse a su entorno, las empresas deben adaptarse a las necesidades cambiantes de sus clientes. Las empresas deben estar atentas a las tendencias y cambios en el mercado y estar dispuestas a cambiar y adaptarse en consecuencia.

2. Invertir en tecnología y desarrollo de habilidades

Además, las empresas también deben invertir en tecnología y en el desarrollo de habilidades y capacidades únicas que les permitan competir en el mercado. 

Esto puede incluir la contratación de personal altamente capacitado y la inversión en investigación y desarrollo para crear productos innovadores y de alta calidad. A su vez, las empresas también deben estar dispuestas a colaborar con otras empresas y a adoptar una mentalidad de innovación abierta para desarrollar nuevas soluciones y mejorar su competitividad. 

¿Quieres otro ejemplo? Las orcas. Las orcas han aprendido a “robar” directamente de las redes de pesca, perdiéndole el miedo al ser humano y obteniendo alimento de una manera más cómoda y fácil que haciéndolo de manera habitual.

3. Gestión eficaz de procesos

Otra estrategia importante para mejorar la competitividad empresarial es la gestión eficaz de los recursos y la optimización de los procesos

Las empresas pueden utilizar herramientas de gestión de la cadena de suministro y análisis de datos para identificar áreas donde se pueden reducir costos y mejorar la eficiencia. Esto puede incluir la automatización de procesos, la implementación de prácticas de producción más sostenibles y la mejora de la gestión de inventarios.

4. Ventaja competitiva

Sí, es cierto que la competencia por destacar y sobresalir en el mercado es una lucha constante. Sin embargo, muchas empresas no se dan cuenta de que la ventaja competitiva es finita, y que tarde o temprano llegará el momento en el que esta ventaja ya no será suficiente para mantenerse en el mercado.

La identificación del valor es una actividad compleja en el mundo empresarial, con muchos sesgos y prejuicios que pueden dificultar el análisis interno de una empresa. 

Los empresarios a menudo no saben dónde se origina realmente su ventaja competitiva, lo que los deja en la oscuridad sobre cómo alimentarla o renovarla. Es importante entender que toda ventaja competitiva es un territorio de paso, que se administra solamente durante un tiempo determinado. Es una estrategia finita que debe ser renovada y actualizada continuamente para evitar quedar obsoletos.

La pérdida de competitividad en el mercado actual puede ser devastadora para una empresa. 

Un contexto negativo, un aumento del entorno competitivo, una disrupción sectorial, la ralentización de la economía o la pérdida de personas clave pueden desencadenar complicadas crisis de negocio. 

La falta de recursos para reinvertir y renovar la ventaja competitiva puede convertirse en un círculo vicioso que va deshidratando recursos y precarizando el relanzamiento de la empresa.

Es fundamental que las empresas estén siempre buscando la manera de renovar su oferta de valor y replantear el enfoque comercial, la gestión o las técnicas internas para mantenerse relevantes en el mercado

El remedio es la anticipación y la reflexión permanente sobre el valor que se ofrece en el mercado y cómo se ofrece. La problemática y las soluciones pueden ser determinadas fácilmente si se hace a tiempo y con un análisis exhaustivo y no sesgado de la situación que permita poner en la mesa un plan realista de superación y desarrollo.

La falta de competitividad es un problema lento y difícil de revertir, al igual que la muerte por inanición en el mundo animal. 

El éxito en los entornos competitivos depende del esfuerzo, el atrevimiento, las estrategias y la innovación. 

Por lo tanto, es importante que los empresarios estén siempre buscando la manera de mejorar su ventaja competitiva y no se confíen en la idea de que esta seguirá existiendo ad infinitum. La anticipación y la reflexión permanente sobre el valor que se ofrece en el mercado son claves para asegurar la prosperidad y la supervivencia a largo plazo.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios.

¡Nos encata saber tu opinión!

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter