¿Cómo conseguir una estrategia ganadora para tu empresa?

estrategia ganadora
Sergio Gordillo
Sergio Gordillo
Socio Director
Tabla de contenidos

Lo mismo que el atleta gana la medalla olímpica, el éxito empresarial no es fruto del azar. Detrás de cada empresa o deportista destacado hay una estrategia meticulosamente planificada y ejecutada con constancia y precisión. La capacidad de diseñar y poner en práctica acciones que realmente conduzcan al éxito es lo que diferencia a las empresas prósperas de aquellas que luchan por sobrevivir. Si tu no decides donde ir, no te puedes quejar de donde te ha llevado el destino. ¿Te gustaría saber los elementos esenciales para desarrollar una estrategia de empresa ganadora que impulse tu negocio y que asegure su sostenibilidad y crecimiento a largo plazo?

Acompáñanos los próximos 4 minutos.

Qué es una estrategia ganadora

¿Cuándo hablamos de estrategia qué es lo que te viene a la cabeza? Seguramente un plan de acción. O por el contrario en un ejercicio teórico compilado en un documento que acaba en una estantería. Es mucho más que eso. Es una hoja de ruta detallada que alinea los recursos, capacidades y aspiraciones de una empresa con sus objetivos de mercado. Nos ayuda a responder a preguntas a las que nos enfrenta la realidad, a adquirir compromisos unos con otros, nos ayuda a anticiparnos a cambios futuros, permitiendo a la empresa adaptarse y, si la estrategia es buena y es bien ejecutada, tener una papel de liderazgo en nuestro futuro.

Una estrategia efectiva integrará todos los aspectos del negocio, desde la operación hasta la innovación, y se fundamenta en un profundo entendimiento tanto del entorno interno como externo de la empresa. Al centrarse en las fortalezas y mitigar las debilidades, una estrategia ganadora busca crear un valor sostenible que distinga a la empresa de sus competidores y que comprometa a las personas, a los equipos en un mayor grado de alineamiento en su día a día.

¿Cómo sería una estrategia ideal? ¿Qué debería incluir?

  • Hacer partícipe a las personas del proceso. Lo que no se entiende no compromete.
  • Debe integrar todos los aspectos del negocio de manera sistémica.
  • Basarse en un conocimiento profundo del entorno interno y externo.
  • Maximizar las fortalezas y minimizar las debilidades de la empresa.
  • Crear valor sostenible que distinga a la empresa de sus competidores.
  • Lograr resultados medibles como aumento de cuota de mercado o mejora de rentabilidad.
  • Ser flexible y ágil frente a los cambios del mercado.
  • Promover la innovación continua dentro de la organización.
  • Una revisión y ajuste cada cierto tiempo para mantener su relevancia y efectividad.
  • Estar centrada en satisfacer las necesidades y expectativas del cliente.
  • Fomentar una cultura corporativa que respalde los objetivos estratégicos.
  • Indicadores objetivos del seguimiento del mismo, así como planes de contingencia conforme se deban hacer ajustes.

superar una estrategia ganadora

Qué pruebas debe superar una estrategia ganadora

Para asegurarnos de que una estrategia empresarial es realmente efectiva y puede clasificarse como «ganadora», debe superar varias pruebas críticas. Estas evalúan la viabilidad de la estrategia en términos de alineación con los objetivos de la empresa y, a su vez, examinan su capacidad para proporcionar una ventaja competitiva sostenible y adaptarse a las cambiantes condiciones del mercado.

A) Prueba de ajuste

La prueba de ajuste evalúa cómo la estrategia se alinea con los objetivos internos (planes personales alineados con las capacidades de la empresa – coherencia). Necesitamos que la estrategia aproveche las fortalezas internas de la organización y mitigue sus debilidades. Una estrategia que no encaja bien con las aspiraciones y deseos personales con las capacidades existentes de la empresa, está destinada a chocar constantemente impidiendo su implementación exitosa. Existe un riesgo de decir una cosa y hacer otra.

B) Prueba de la ventaja competitiva

Esta prueba determina si la estrategia proporciona una ventaja distintiva sobre los competidores. En un mercado tan global y con tanta intensidad competitiva, elegir es renunciar,  por tanto existe una máxima que nos lleva a ser grandes en lo pequeño. No basta con ser diferente. La estrategia debe permitir a la empresa posicionarse de manera que pueda mantener y expandir su mercado frente a la competencia con atributos claramente diferenciadores. Esto puede lograrse a través de:

  • Aprender a renunciar y a elegir.
  • Disponer de una mentalidad hacia la innovación interna y externa.
  • Evolucionar hacia la servitización: capas de valor sobre el producto básico.
  • Una oferta de producto que cuente con atributos básicos pero con parámetros que la hacen única.
  • Una correcta asignación de los recursos escasos a lo que realmente aporta valor. 

C) Prueba de desempeño

Finalmente, la prueba de desempeño mide los resultados concretos de la estrategia en términos de indicadores clave de rendimiento, como ingresos, tasas de crecimiento, cuotas de mercado, márgenes y retornos sobre la inversión. Hay que tener en cuenta que una estrategia no puede considerarse exitosa si no mejora el desempeño financiero y operativo de la empresa de manera medible. Los datos objetivizan, lo demás son opiniones.

Cada una de estas pruebas es fundamental para asegurar que la estrategia elegida es justamente eso, la elegida. Que además de sólida sea también práctica y efectiva en el entorno real en el que opera la empresa. 

tipos de estrategia ganadora para tu empresa

Cuántos tipos de estrategia ganadora existen

La elección de la estrategia adecuada dependerá de varios factores, incluyendo:

  • Las personas que toman decisiones
  • La industria.
  • La competencia.
  • Los recursos disponibles.
  • Las condiciones del mercado. 

1. Estrategia de costo

Se centra en minimizar los costos de operación para ofrecer precios más bajos que los de la competencia, atrayendo así una mayor cuota de mercado. 

Las empresas que adoptan esta estrategia suelen tener procesos altamente eficientes y economías de escala que les permiten producir a un costo menor. Es especialmente efectiva en mercados donde los precios son un factor decisivo para los consumidores.

En un entorno tan competitivo como el que nos movemos, es una estrategia de corto alcance, porque no somos el país con los menores costes en múltiples variables (energía, salariales, servicios,…). Lo que no nos exige a ser exigentes con el uso de los recursos, porque el mercado no paga sobrecostes de no valor.

2. Estrategia de diferenciación

Busca que la empresa destaque ofreciendo productos o servicios que son percibidos como únicos en el mercado. Esto puede lograrse a través de:

  • La innovación.
  • La calidad superior.
  • El diseño excepcional.
  • Un servicio al cliente inigualable. 
  • El desarrollo de intangibles (marca, sensaciones, …)

Las empresas que logran diferenciarse efectivamente pueden cobrar precios premium, aumentando así sus márgenes de beneficio. Los clientes pueden aceptar hasta incremenos de un 15-20% de sobreprecio ante productos semejantes si se es capaz de crear esta capa de valor añadido.

Apple es el mejor ejemplo. La empresa se distingue en el mercado de la tecnología por sus productos innovadores, diseño estético y un ecosistema de dispositivos y servicios integrados que ofrecen una experiencia de usuario única, cosa que les permite mantener cobrar lo que cobran.

3. Estrategia de enfoque

Esta estrategia implica concentrarse en un nicho de mercado específico, ofreciendo productos o servicios que satisfagan las necesidades particulares de ese segmento. 

La ventaja radica en el conocimiento profundo del target y la capacidad de servir a sus necesidades mejor que los competidores más generalistas, como por ejemplo hace Tesla. Esto se convierte en una lealtad de marca y menor sensibilidad al precio por parte de los clientes.

La empresa española tiene entre la mitad y un tercio de la competencia europea, y mucho menos con internacionales, por lo que una combinación de H2 y H3 suele ser muy habitual.

4. Estrategia de crecimiento

Crecer es siempre una obligación, porque es lo que te puede permitir en un momento renunciar a clientes y/o productos no rentables, así como a diluir costos fijos. ¿Y cómo lo logra? Aumentando la participación en el mercado, desarrollando nuevos productos, o entrando en nuevos territorios geográficos, o sirviendo a nuevos clientes.

Esta estrategia puede incluir:

  • Fusiones y adquisiciones.
  • Alianzas estratégicas.
  • Expansión internacional. 
  • Multicanalidad

A tener en cuenta para las empresas que buscan escalar rápidamente y requieren una constante evolución para mantenerse relevantes en el mercado.

medir el éxito estrategia ganadora

¿Cómo se puede medir el éxito de una estrategia ganadora?

Sí. Hay que tener un seguimiento. Porque, ¿cómo si no íbamos a saber que las acciones implementadas están generando los resultados esperados y contribuyen al crecimiento y estabilidad de la empresa? Las métricas de éxito pueden variar dependiendo del tipo de estrategia y los objetivos específicos de la empresa, pero hay algunos indicadores universales que pueden ayudarte a evaluar la eficacia de cualquier estrategia.

Metas claras y medibles

El primer paso para medir el éxito de una estrategia es establecer metas claras y medibles desde el inicio. No hay más. 

Estas metas deben ser específicas, alcanzables, relevantes y temporalmente definidas (es decir, SMART). Pensemos en una empresa que adopta una estrategia de crecimiento. Una meta podría ser aumentar las ventas en un 20% en el transcurso de un año. Estas metas proporcionan un marco para evaluar el progreso y determinar si la estrategia está funcionando como se esperaba.

Y tambien hay que incluir indicadores ¨mas ambiciosos”, en los que sea dificil el poder determinar un valor de manera muy objetiva pero que pueda llevarnos a metas un poco más altas. aprender a que en algunos casos, un 75% puede ser el nuevo 100%

Indicadores de rendimiento clave (KPIs)

Hablamos de métricas que hacen a las empresas entender cómo sus acciones estratégicas impactan en el rendimiento general. Pueden incluir una variedad de factores como:

  • La rentabilidad.
  • El retorno de la inversión (ROI).
  • La cuota de mercado.
  • Tasas de crecimiento y o penetración.
  • La satisfacción del cliente.
  • La eficiencia operativa. 
  • Rotación de personal, clima laboral,…

El seleccionar los KPIs adecuados les dará a los gestores la oportunidad de monitorear el éxito en tiempo real y hacer ajustes cuando sea necesario.

Pasos de una estrategia ganadora

Desarrollar una estrategia ganadora requiere de una planificación cuidadosa y una ejecución meticulosa. ¿Quieres que tu estrategia sea efectiva y sostenible? Pues toma nota.

1. Identificar objetivo

El primer paso en la creación de cualquier estrategia es identificar claramente el objetivo que se persigue. Este debe estar alineado con el propósito y ambición de las personas clave de la organización, y a partir de aquí creando una visión y misión de la empresa que debe reflejar las aspiraciones a largo plazo de la organización. 

2. Sencillez

Una estrategia efectiva debe poder ser compartida de manera simple y clara. Complicar demasiado la estrategia puede llevar a confusiones y dificultades en la implementación. Debe facilitar la comunicación dentro de la organización, no entorpecerla. Hay que asegurarse de que todos los empleados entiendan su rol en la consecución de los objetivos empresariales.

3. Equilibrio flexibilidad y rigidez

Como el junco que se dobla ante el huracán, una estrategia debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a cambios imprevistos en el entorno de mercado, pero también debe tener suficiente rigidez para mantener a la empresa enfocada en sus objetivos a largo plazo. 

¿En otras palabras? Hay que encontrar este equilibrio para manejar tanto las oportunidades emergentes como los proyectos inesperados.

4. Colaborar y delegar

Finalmente, la implementación exitosa de una estrategia requiere colaboración y delegación efectiva. La alta dirección debe involucrar a los líderes de equipo y a los empleados en el proceso de planificación y ejecución, asegurando que todos los niveles de la organización estén comprometidos y alineados con la estrategia propuesta.

5. Monitoreo y evaluación continuos

Un paso indispensable en cualquier estrategia ganadora. Este proceso implica revisar regularmente los progresos realizados hacia los objetivos estratégicos y ajustar la estrategia en función de los resultados obtenidos y las condiciones cambiantes del mercado. ¿Para qué? Te ayudará a identificar rápidamente áreas donde la estrategia puede no estar funcionando según lo previsto y actuar en consecuencia.

Para llevar a cabo un monitoreo efectivo, hay que establecer un sistema de informes que recopile datos relevantes de rendimiento de manera regular. Este sistema debería permitir  ver rápidamente si están alcanzando sus KPIs o si necesitan intervenir para corregir el curso. Asimismo, es importante que este sistema de monitoreo sea accesible y comprensible para todos los niveles de la organización, y sobre todo, para que todos los empleados comprendan cómo sus acciones individuales contribuyen al éxito general de la estrategia.

ventajas estrategia ganadora

Ventajas de una estrategia empresarial ganadora

Pensar solo en el éxito financiero es olvidarse de otras muchas cosas como el fortalecer la posición en el mercado, mejorar la moral interna o aumentar la satisfacción del cliente. Veamos qué otros beneficios, una estrategia bien diseñada y correctamente implementada, puede ofrecernos.

Mejora del rendimiento financiero

Una estrategia bien ejecutada conduce a una mejor gestión de los recursos, optimización de costos y, por ende, a una mayor rentabilidad. 

Aumento de la cuota de mercado

Al diferenciarse de la competencia y alinear mejor los productos y servicios con las necesidades del cliente, una empresa puede captar una mayor parte del mercado.

Fortalecimiento de la marca

Incluye el branding en tu estrategia. Te ayudará a construir una imagen positiva de la empresa. O lo que es lo mismo, mayor lealtad de los clientes y aumento en la atracción de nuevos clientes gracias al reconocimiento de marca.

Mejora de la satisfacción y retención de empleados

Como se clarifican la dirección de la empresa y se establecen metas claras, los empleados se sienten más seguros y comprometidos. Prepárate para ver una mejora de la moral y la productividad, y como a la vez, se reduce la rotación de personal. De nada. 

Adaptabilidad al cambio

Una estrategia que contempla la flexibilidad y la innovación prepara a la empresa para responder con rapidez a cambios en el mercado. A tener en cuenta si es que queremos mantener la relevancia y la competitividad, que creemos que es algo que a todo el mundo le interesa, ¿no?

Sostenibilidad a largo plazo

Planificar con una perspectiva a largo plazo hace que las empresas puedan asegurarse de que sus prácticas no son simplemente rentables, también sostenibles. Esto incluye consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza que son cada vez más importantes para los stakeholders.

Implementar una estrategia empresarial ganadora requiere mucho trabajo. Sí, es cierto. Hay que ponerle dedicación, visión y un compromiso continuo con la excelencia operativa y la innovación. Sin embargo, los beneficios de esta inversión verás como se refleja en todos los aspectos del desempeño empresarial, y no solamente en el económico. 

¿Necesitas ayuda para decirte? Encuentra en nuestros especialistas la solución a las preguntas que puedas tener.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios.

¡Nos encanta saber tu opinión!

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter