El desafío de generar valor añadido en las empresas: Un círculo virtuoso hacia el crecimiento rentable

generar valor en las empresas
Okisam
Okisam
Tabla de contenidos

Uno de los retos fundamentales en las empresas es la generación de valor añadido. La capacidad de generar valor añadido está directamente ligada a la habilidad de vender bien, creando un círculo virtuoso que resulta en un crecimiento sostenible y rentable.

Vender bien es servir al otro, en lo tangible y funcional como en lo intangible y abstracto, y aquí es donde radica la gran diferencia. Lo funcional y tangible es más higiénico y fácilmente copiable, lo abstracto es imposible copiar. 

En lo abstracto por un lado esta lo que tu marca, tus personas, tu cultura, tu historia, … dice de la empresa y por otro con qué sensaciones, necesidades más personales en las que eres capaz de incidir con tu propuesta de valor (prestigio, sentimiento de pertenecia, seguridad, …). 

Y en una industria cada vez más servitizada, en la que la funcionalidad del producto es básica para competir, el talento es una premisa básica para cualquier organización que aspire al éxito. El talento es el motor de la innovación y el crecimiento dentro de la empresa. La gestión efectiva del talento no solo implica reconocer y recompensar a los empleados destacados, sino también proporcionarles los recursos y el entorno necesario para que puedan desarrollar su máximo potencial. Si estás interesado en el tema descubre cómo conseguir una estrategia ganadora.

como generar mas valor en una empresa

¿Cómo somos capaces de generar más valor añadido?

Este reto implica trabajar en la innovación constante y la creación de intangibilidad, es decir, ofrecer algo que va más allá de los productos o servicios tangibles. Las empresas deben enfocarse en crear experiencias, construir una sólida reputación y fomentar una cultura de excelencia y compromiso. Al hacerlo, no solo se justifica la estrategia de ventas, sino que se asegura una base sólida de recursos para futuras inversiones.

El crecimiento rentable es uno de los principales retos para las empresas. No basta con crecer; es esencial hacerlo de manera sostenible y con un enfoque en la rentabilidad. Para ello, es crucial entender el contexto y los retos que enfrentan todos los empresarios. Un proyecto retante, que busque mejorar la eficiencia y generar los recursos necesarios para incentivar al talento, es fundamental para alcanzar este. Los recursos permiten compensar a los que se lo merecen, con mejores sueldos, con formación, con mejores herramientas de trabajo, mejores espacios,…. 

1. Trabajar los valores intangibles

Las empresas tienen que crecer rentablemente con un proyecto retante, ilusionante y productivo. Este tipo de proyectos no solo motivan al talento, sino que también impulsan la generación de valor añadido. La clave está en trabajar en valores intangibles que diferencien a la empresa de sus competidores.

2. Las personas deben aportar valor

Es igualmente importante generar una cultura en la que aquellos que no se merecen estar en la organización sean apartados. Esto implica tomar decisiones difíciles y afrontar conversaciones incómodas para velar por el sistema y evitar que la compañía se vea afectada por personas que no aportan valor. 

Además, en un contexto de atracción y desarrollo del talento, la gestión de la diversidad se convierte en un reto de gestión ya que supone hacer una propuesta de valor más ad hoc a cada generación, reconociendo que las expectativas y necesidades de los empleados pueden variar significativamente.

las personas deben aportar valor a la empresa

3. La tecnología es nuestra aliada

La tecnología puede ser una gran aliada en este proceso. Desde la automatización de tareas repetitivas hasta el uso de big data para tomar decisiones informadas, la tecnología permite a las empresas ser más eficientes y centrarse en actividades que realmente añaden valor. Aprovechando las herramientas tecnológicas, permite tener los recursos necesarios para que las personas se centren en lo importante, en lo que es diferencial y por lo que el cliente va a elegir más allá del precio. Además, la tecnología permite ser eficiente porque el cliente no va a pagar por nuestras faltas de productividad o sobrecostes.

4. Vender bien y generar valor añadido

La escasez de recursos es un obstáculo que impide formar bien a los empleados y desarrollar proyectos de alto impacto. Vender bien y generar valor añadido son estrategias de marketing y ventas esenciales para superar este desafío. Las empresas deben centrarse en proyectos ilusionantes que generen un valor diferencial, asegurando así un flujo constante de recursos y la capacidad de invertir en su talento y en su futuro.

En conclusión, gestionar el valor añadido y vender bien no solo son estrategias clave para el crecimiento rentable de las empresas, sino también para su sostenibilidad y éxito a largo plazo. Invertir en talento, innovar continuamente y crear una cultura de excelencia son pasos fundamentales para alcanzar estos objetivos. La tecnología y una propuesta de valor adaptada a las diferentes generaciones de empleados pueden ser las herramientas que hagan la diferencia en este camino.

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios.

¡Nos encanta saber tu opinión!

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra Newsletter

¿Quieres estar al tanto de todas nuestras publicaciones?

Apúntate a la Newsletter de Improven.